Prevenir la insuficiencia renal en personas mayores

17th diciembre, 2020

Cuando nuestro riñón deja de funcionar correctamente, deja de cumplir su principal misión que es la de filtrar y limpiar la sangre. Como consecuencia, se acumulan sustancias tóxicas en el organismo. El riesgo de un fallo renal agudo es más alto en los ancianos que las personas más jóvenes por diversas causas, por ejemplo porque su organismo es menos eficaz, más sensible y tardan más en recuperarse.

De esta forma, los síntomas que presentan los ancianos están menos definidos que los que presenta la población joven. Una persona mayor con infección urinaria puede no tener fiebre ni escozor al orinar, y presentar otros síntomas como confusión, incontinencia de orina, etc.

¿Cómo podemos prevenir una insuficiencia renal en personas mayores?

Lo principal a tener en cuenta es tener una correcta hidratación. El factor más frecuente de fallos renales en personas mayores es la deshidratación. Esto es debido a que con el paso de los años se altera la función de la sed, una persona puede se puede estar deshidratando, pero no tener la sensación de que necesita beber. Asimismo, sus riñones pueden no ser capaces de concentrar la orina, y perder más agua y sal de que necesitan. Por estos motivos, debemos estar atentos y ofrecerles agua a lo largo del día.

Otro factor a considerar es la medicación que toman. Con el paso de los años, las personas mayores no responden de la misma forma a los medicamentos, además de que suelen tomar una gran variedad de medicinas. Las personas mayores con mayor probabilidad de sufrir un daño renal son aquellas que toman los medicamentos conocidos como diuréticos.

– Por último, también debemos tener en cuenta que los hombres mayores pueden sufrir una obstrucción urinaria prácticamente sin notarlo. Muchos hombres presentan una próstata más grande de lo normal y esta puede pasar desapercibida. Si el conducto está obstruido, la orina aparece por rebosamiento, sin presentar los síntomas comunes, salvo los que hemos dicho antes, como la desorientación, la pérdida de fuerza, las caídas frecuentes, etc.

Ante cualquier síntoma de insuficiencia renal, no dudes en visitar a un especialista para dar con el diagnóstico y tratamiento adecuado.