Precauciones a tener en cuenta en los meses más fríos

10th enero, 2020

Con la llegada de los primeros meses del año, el frío comienza a pronunciarse y nuestras defensas se ven constantemente atacadas. Los resfriados y las enfermedades salen a la luz, algo que puede ocasionar diversos problemas de salud en la población en general y especialmente en el colectivo de las personas mayores. Por este motivo, la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (SEGG) apunta una serie de recomendaciones destinadas a la tercera edad.

A partir de los 75 años y a edades inferiores existen problemas de salud que limiten la movilidad. Y es que, a estas edades, el frío empeora sustancialmente todos los problemas relacionados con el sistema circulatorio. Además, el frío favorece que las plaquetas se agreguen y que la sangre pueda circular “más espesa”, lo que favorece a su vez la aparición de infarto de miocardio o de infarto cerebral. No obstante, uno de los problemas más graves que provocan las bajas temperaturas es la hipotermia. Ésta debe sospecharse en toda persona mayor que tenga la piel fría y que esté más lento tanto física como mentalmente. A continuación te damos unas recomendaciones para proteger del frío a las personas más expuestas:

– Realizar una dieta que favorezca la producción de energía calórica: arroz, pasta, legumbres, carnes y pescado azul). No hay que olvidarse de una adecuada ingesta de líquidos: agua, infusiones, zumos, etc; evitando siempre el alcohol.
– La temperatura del domicilio no debe ser inferior a 21ºC: hay que evitar el uso de braseros y estufas que usen butano.
– La ropa de invierno ha de ser cómoda para el mayor, protegiendo la cabeza, los pies y las manos.
– Deben mantener la actividad física en invierno; eso sí, siempre con precaución.
– Los familiares de las personas mayores deben seguir las recomendaciones y visitarles con frecuencia.