Cómo proteger a los mayores en verano

30th junio, 2016
proteger a los mayores en verano,

El calor en verano nos afecta a todos, pero tenemos que reconocer que a los mayores, por sus problemas de salud, en la mayoría, les afecta aún más y son más vulnerables. Por tanto, es importante estar atentos y llevar a cabo una serie de precauciones y cuidados que nos ayuden a saber cómo proteger a nuestros mayores en verano.

  • Evitar el sol al medio día. es importante que eviten salir a la calle en las horas más intensas de calor, entre las 11 h de la mañana y las 16 h de la tarde, así como permanecer en la sombra y no quedar expuesto al sol de manera directa. Uno de los elementos de mayor riesgo para las personas mayores son los conocidos como «golpes de calor».
  • Protector solar. Antes de salir de casa, es importante proteger a los ancianos de forma correcta para prevenir posibles problemas de salud, por lo que aplicaremos un protector solar de un factor bastante alto y repetir su aplicación con frecuencia en aquellas partes del cuerpo que queden expuestas al sol.
  • Prendas cómodas y ligeras. prendas frescas y holgadas, confeccionadas en tejidos naturales y colores claros, evitando los sintéticos o la ropa demasiado ajustada. Además de calzado abierto que transpire y un sombrero que les proteja del sol. Los protectores físicos también son importantes.
  • La hidratación: Es fundamental tener en cuenta este punto. Para evitar que los mayores sufran una insolación o deshidratación aconsejamos beber abundante agua y líquidos.
  • La piscina, recomendada para el ejercicio. Realizar pequeños ejercicios en la piscina es muy recomendable para los ancianos, siempre que los vasos reúnan algunas condiciones, como estar adaptados a las personas con movilidad reducida, disponer de la pendiente adecuada o contar con escaleras de fácil utilización.
  • Comida ligera y frutas de temporada. Con ellas tendrán un aporte extra de líquido y de minerales, que les ayudarán a sobrellevar mejor el calor. Entre las más recomendadas están la sandía, el melón, la ciruela o la pera. Por otro lado, las comidas deben ser ligeras y nutritivas como el gazpacho, y las ensaladas.
  • No olvidar controlar su estado de salud de manera continuada a lo largo del día ya sea de parte de familiares o de los servicios sanitarios pertinentes. Es habitual que en esta época se modifiquen los tratamientos para ajustarse a la nueva época. Siempre será importante controlar con asiduidad su tensión en verano.