¿Qué es una residencia de ancianos concertada?

3rd agosto, 2018
Grupo de ancianos caminando en un parque

Una residencia de ancianos concertada es una de las opciones más claras para aquellas familias o pacientes que no pueden acceder a una privada. Y es que una residencia concertada es un asilo que está gestionado por una empresa privada pero que ofrece plazas de concesión pública.

Para poder acceder a una plaza privada, simplemente es necesario que haya plazas disponibles, que se cumplan unos requisitos mínimos y que el residente pueda afrontar la cuota mensual que se establezca. En cambio, para las plazas de concesión pública, aparte de esto tiene que llevarse a cabo un proceso de solicitud, el cual es conocido por ser muy largo, pudiéndose prolongar muchos meses en el tiempo. En el caso de las residencias concertadas, una parte del precio residencia ancianos es complementado por parte del Estado, y el grueso del precio se paga por parte del usuario o familia.

Cómo conseguir una plaza en una residencia de ancianos concertada en Madrid

Es muy habitual entre los ancianos que, el precio residencia ancianos Madrid esté muy por encima en comparación con sus pensiones. Por ello, muchas familias solicitan optar a una plaza de concesión pública.

Aunque los pasos varían en escala provincial, el proceso es bastante similar en cada caso. Existen diversos requisitos, así como distintas partes dentro del propio proceso.

El primer paso para seguir es el de solicitar una cita con tu Trabajador Social. Es esencial para solicitar servicios públicos de este tipo que se valore el grado de dependencia del paciente. Esta valoración se realiza en el domicilio o, en muchos casos, en la residencia en la que el propio paciente está esperando su plaza.

Una vez tengamos la respuesta del grado de dependencia aclarada con nuestro Trabajador Social, se inicia el Programa Individual de Atención. Con este podremos solicitar plaza en una residencia concertada en concreto, en base a sus necesidades (estancia diurna o plaza residencial) y en la que se priorizará por grados de urgencia. Cuando la plaza sea concedida, será el mismo centro quien se ponga en contacto.

¿Qué me ofrece una residencia de ancianos concertada frente a una privada?

Puesto que las residencias concertadas ofrecen plazas tanto privadas como públicas, podemos decir que son las mismas residencias, ofreciendo los mismos servicios a todos sus residentes independientemente de si unos ocupan una plaza pública o privada. Servicios de manutención y alojamiento, asistencia médica y social, servicio de fisioterapia, actividades ocupaciones y actividades socio-culturales. Es por esto por lo que la principal diferencia reside en el precio.

Qué precio tiene una residencia de ancianos depende de si es pública o privada, o del tipo de plaza que vaya a ocupar en el caso de las residencias concertadas.

La media en las tarifas residencias tercera edad privadas oscila entre los 1400 euros al mes y los 2500, pudiendo ser mucho más elevado. Una plaza concertada, aporta al usuario un servicio más cercano al de una privada, sin tener que pagar íntegramente el coste. Cuánto se paga en una residencia concertada es algo de lo que no podemos informar con exactitud puesto que para calcular el precio hay que tener en cuenta cuál es la capacidad económica del usuario, y a ella restarle una cantidad para gastos personales.

¿Qué precio tiene una residencia de ancianos concertada?

Cualquier persona antes de ingresar a un ser querido en un asilo quiere saber cuánto cuesta una residencia de ancianos. Esto depende, como ya hemos indicado con anterioridad, del tipo de residencia al que se quiera acceder.

En el caso de una plaza en una residencia de ancianos concertada, la participación económica del usuario se determinará teniendo en cuenta la capacidad económica mensual del usuario. Una vez aplicadas las fórmulas correspondientes, los usuarios pagarán entre 950 euros mensuales un máximo del 85% del precio de referencia del servicio.

Si necesitas más información, no dudes en ponerte en contacto con nosotros. ¡Llámanos!