Descubre más sobre el Parkinson

10th junio, 2021

En el blog de hoy queremos hablar un poco más en profundidad sobre la enfermedad del Parkinson en las personas mayores. Las causas, los síntomas y su tratamiento.

Lo primero es conocer los datos ¿Sabías qué la enfermedad del Parkinson afecta aproximadamente al 1% de la población mayor de 65 años y al 0,4% de la población mayor de 40 años?

Esta enfermedad genera un desorden crónico y degenerativo de una de las partes del cerebro que controla el sistema motor, manifestándose con una pérdida progresiva de la capacidad de coordinar los movimientos. Se produce cuando las células nerviosas del área cerebral que controla el movimiento mueren o sufren algún deterioro.

Los síntomas más comunes son: temblor estando en reposo, lentitud en la iniciación de los movimientos y rigidez muscular.

Las causas que generan esta enfermedad desconocen por el momento, exceptuando los casos inducidos por traumatismos, drogodependencias y medicamentos. También algunas formas hereditarias en ciertos grupos familiares. La causa hereditaria de Parkinson se estima entre un 10 y 15% de los diagnósticos, y en los casos de inicio temprano, alcanza un 50%. El factor genético no parece desempeñar un papel importante, aunque la enfermedad a veces tienda a afectar a ciertas familias.

¿Cuáles son los primeros síntomas del Parkinson?

Los primeros síntomas suelen ser leves, aumentando a medida que la enfermedad avanza. Uno de los primeros síntomas son los dolores articulares, así como la dificultad para realizar ciertos movimientos y, finalmente, un fuerte agotamiento físico.

En una gran parte de las personas afectadas, los síntomas comienzan en un solo lado del cuerpo y luego se extienden. Asimismo, el carácter varía en los primeros estadios, por lo que es habitual la irritabilidad o la depresión sin causa justificada.

Los síntomas típicos son los siguientes: temblor, rigidez muscular, pérdida de movimiento espontáneo y automático, inestabilidad, dificultades para tragar y masticar, problemas urinarios, estreñimiento, trastornos del sueño, pérdida de expresividad e incluso, aumento o pérdida de peso. La pérdida de peso puede ser muy peligrosa, ya que puede influir negativamente en la enfermedad.

Debido a que las causas de esta enfermedad son desconocidas hasta la fecha, no existe forma de prevenir la enfermedad, ni un tratamiento 100% efectivo. Lo único efectivo para detectar este tipo de patologías es la observación, tanto médica como por parte de los familiares de la persona que la sufre, ya que esto ayudará a confirmar la continuidad o progresión de la misma.

En la enfermedad de Parkinson es esencial el diagnóstico precoz, ya que cada tipo tiene un tratamiento diferente.