Similitudes entre niños y ancianos

23rd julio, 2014
semejanzasniñosyancianos

Aparte de llevarse y entenderse muy bien en la mayoría de los casos, hay rasgos psicológicos muy afines entre niños y ancianos. Algunos de manera externa como que necesitan que otras personas les cuiden y atiendan o que han de tomar los mínimos medicamentos posibles.

Por no tenerla madurada o por haberla perdido, niños y ancianos respectivamente tienen una pérdida del control en la expresión emocional. También el juicio crítico es algo que escasea en ellos en mayor o menor medida.

La dificultad para controlar la orina, el cuidado en las dietas alimentarias especialmente por las noches y su vulnerabilidad también son característicos de estas etapas. Y por supuesto, la necesidad de cariño, algo que se desea en todas las edades pero en niños y ancianos aun más ¡A dárselo, que se lo merecen!