¿Qué debe tener una residencia de ancianos?

21st junio, 2017
residencia de ancianos, condiciones,

Es fundamental conocer qué servicios tiene una residencias de ancianos en Madrid. Muchos centros ofrecen servicios que no son propios, por ejemplo, residencias que dicen tener servicio de enfermería y médico, pero no dicen que es el servicio que da el Centro Sanitario de esa zona a cualquier domicilio. Que los profesionales que dan los servicios en los centros sean propios, implica que trabajen por los usuarios con seguimiento individualizado.

Es importante saber también cuál es la disponibilidad de los servicios, qué jornada dedica cada uno de ellos a la atención del usuario. Muchos Centros ofrecen servicios de fisioterapia o terapia ocupacional y no reflejan que estos servicios se dan sólo 3 horas semanales y sin dedicación exclusiva y diaria al usuario.

Un aspecto de extraordinaria importancia que debe tener una residencia de ancianos es comprobar que en ella se esfuerzan por conservar en la medida de lo posible la autonomía personal de sus usuarios y que tiene para ello un proyecto y unos procesos que se ejecutan por profesionales técnicos competentes. Para ello es necesario un buen servicio de fisioterapia y de terapia ocupacional, que no solo ofrezca actividades grupales sino una atención individualizada a cada usuario.

Dicho esto, ¿qué debe tener una residencia de ancianos? ¿Qué aspectos básicos se debe considerar en un centro de mayores?

Queremos plantear de forma genérica las tendencias actuales de atención en un centro residencial de una manera ideal, teniendo en cuenta la gran heterogeneidad de estos centros en cuanto a dotación y medios. Hoy en día las residencias son centros donde se tiende a ofrecer servicios de atención integral a sus residentes, por encima de aspectos reducidos a un mantenimiento de los cuidados básicos, alojamiento y hostelería.

Debemos señalar las necesarias adaptaciones arquitectónicas a las limitaciones físicas y cognitivas de algunos ancianos. Estas modificaciones deben proporcionar seguridad física y evitar restricciones a la autonomía de los residentes. Se debe conseguir la máxima  accesibilidad a los diferentes entornos. Las modificaciones ambientales deben también favorecer la orientación personal y finalmente facilitar los cuidados y la labor del personal que proporciona los cuidados.

La promoción y el mantenimiento de la autonomía física del anciano dentro de la residencia, la detección y seguimiento de necesidades médicas, la intervención psicosocial sobre el residente y sus familias junto con la oferta de actividades que favorezcan la socialización y esparcimiento de sus habitantes son los puntos de intervención que progresivamente se van implantando en estos centros. Muchas residencias están dotadas hoy en día de diferentes profesionales que desde las perspectivas, entre otras, de la medicina, enfermería, fisioterapia y terapia ocupacional, psicología y asistencia social. Todos ellos colaboran de manera conjunta y coordinada en proporcionar estos cuidados complementarios junto con el personal auxiliar de atención directa al residente.

Aunque en menor medida, también es relativamente importante una adecuada decoración del entorno en el que se encuentran los residentes. Debe buscarse un entorno alegre y relajado, que permita una convivencia agradable y placentecera. En ocasiones, esto no se tiene en cuenta en la medida en la que sería adecuada.

Además, conocer a los residentes de primera mano es imprescindible para prestar una atención de calidad y para que el residente se sienta a gusto, casi como en su propia cas. ¿No nos gusta a todos que nos den exactamente lo que estamos buscando? En Residencias Geriatel de Madrid lo tendrás.