¿Qué es una residencia de ancianos concertada?

3rd agosto, 2018

Una residencia de ancianos concertada es una de las opciones más claras para aquellas familias o pacientes que no pueden acceder a una privada. El proceso de solicitud de plaza es conocido por ser muy largo, pudiéndose prolongar muchos meses en el tiempo. En el caso de las residencias concertadas, se complementa una parte del pago por parte del Estado. El grueso del precio se paga por parte del usuario o familia.

Cómo conseguir una plaza en una residencia de ancianos concertada en Madrid

Aunque los pasos varían en escala provincial, el proceso es bastante similar en cada caso. Existen diversos requisitos, así como distintas partes dentro del propio proceso. El primer paso a seguir es el de solicitar una cita con tu Trabajador Social. Es esencial para solicitar servicios públicos de este tipo que se valore el grado de dependencia del paciente. Esta valoración se realiza en el domicilio o, en muchos casos, en la residencia en la que el propio paciente está esperando su plaza. Una vez tengamos la respuesta del grado de dependencia aclarada con nuestro Trabajador Social, podremos solicitar plaza en una residencia, en la que se priorizará por grados de urgencia.

¿Qué me ofrece una residencia de ancianos concertada frente a una privada?

Uno de los puntos más llamativos es el precio. La media en las tarifas de residencias privadas oscila entre los 1400 euros al mes y los 2500, pudiendo ser mucho más elevado. Una plaza concertada, aporta al usuario un servicio más cercano al de una privada, sin tener que pagar íntegramente el coste.

¿Qué precio tiene una residencia de ancianos concertada?

En el caso de una plaza en una residencia de ancianos concertada, la participación económica del usuario se determinará teniendo en cuenta la capacidad económica mensual del usuario. Una vez aplicadas las fórmulas correspondientes, los usuarios pagarán entre 950 euros mensuales un máximo del 85% del precio de referencia del servicio.