Personas con discapacidades altas en residencias

13th mayo, 2015

 

Los ancianos pueden ser muy queridos por sus familiares y amigos pero las enfermedades o las situaciones de la vida a veces dan cambios radicales en las personas, entorpeciendo las estancias juntos como se estaba haciendo hasta ahora.

Cuando un anciano por un motivo u otro de repente no puede valerse por sí mismo, necesita unos cuidados muy concretos y extensos, día tras día. A veces por mucho que se quiera a la persona no se dispone de tiempo para cuidarla y otras, aunque se tenga tiempo, no se puede hacer de manera correcta.

En las residencias disponemos de herramientas y profesional cualificado ideales para todo tipo de discapacidades. El cariño lo seguirán teniendo con las visitas y el trato médico y los cuidados serán inmejorables al estar en manos de personas especializadas y con vocación geriátrica.