La osteoporosis, una enfermedad silenciosa

16th noviembre, 2016
Osteoporosis

Las temperaturas siguen bajando en casi todo el país y parece que la lluvia deja paso al frío. Esta situación hace que muchas personas mayores sufran dolor en los huesos debido a la enfermedad de la osteoporosis, una enfermedad silenciosa que produce más de 30.000 facturas vertebrales al año en España.

Uno de los motivos por lo que queremos tratar esta patología, es dada la poca información y el abandono prematuro del tratamiento que hace que aumente el número de fracturas en mayores de 50 años.

La osteoporosis afecta más a las mujeres y consiste en la pérdida de masa ósea donde los huesos se van volviendo más porosos y frágiles.

Con el paso del tiempo, estos huesos se van debilitando, haciendo que las personas que lo padecen tengo un mayor riesgo de fracturarse.

¿Sabías que es la enfermedad ósea más común y que produce más de 1,3 millones de fracturas de cadera, vértebras y muñeca al año en todo el mundo?

 

Entre sus principales factores de riesgo que influyen en el desarrollo de la osteoporosis destaca el envejecimiento, el factor hereditario, menopausia, estar en un tratamiento con ciertos medicamentos, el clima, por la falta de sol en algunas zonas, bajo peso corporal, tabaquismo, vida sedentaria o consumo de alcohol entre otras.

¿Cuáles son los principales síntomas cuando la enfermedad está avanzada?

 

– Dolor en el cuello debido a fracturas de los huesos de la columna.

– Dolor muscular.

– Deformidades de la columna, una espalda encorvada.

– Debilidad de los huesos y fracturas

– Pérdida de peso y estatura.

Expertos señalan que, se trata de una enfermedad infravalorada que afecta a los huesos, generalmente en personas de edad avanzada. Donde es llamativa la falta de concienciación socio-sanitaria acerca de las medidas preventivas necesarias para reducir su incidencia, así como la escasez de medidas terapéuticas que se instauran una vez que se ha producido la primera fractura.

Sin duda, la prevención es el mejor tratamiento. Además, una dieta saludable con una adecuada ingesta de calcio y ejercicio físico durante la adolescencia y juventud ayuda a aumentar el pico de masa ósea, por lo que reducirá el riesgo de padecer osteoporosis cuando nos hagamos mayores.

También es importante consumir calcio y vitaminas, y por supuesto, realizar ejercicio de forma regular, que ayudará a tener mejor equilibrio y refuerza la musculatura, disminuyendo el riesgo de sufrir caídas o fracturas.

En cuanto a los fármacos, estos ayudan a detener la reabsorción ósea y evitar la pérdida del mineral.