La astenia primaveral en los mayores

29th marzo, 2017
astenia primaveral en los mayores

La astenia primaveral es la respuesta a por qué estamos tan cansados cuando llega la primavera y el buen tiempo. Nos levantamos cansados y eso es porque cuando llega esta época hace estragos en nuestra actitud y nuestra estado de ánimo, sobre todo la personas mayores son las víctimas más frecuentes de esta astenia. ¿Por qué?

Cuando llega la época de las flores, suele afectar cada año a más de la mitad de la población ya que estamos faltos de energía y en principio esto ocurre sin que haya una causa aparente que justifique esa fatiga y falta de concentración.

La astenia primaveral tiene distintas causas. Así como el cambio de horario al adelantar una hora, como este pasado fin de semana, las modificaciones ambientales (con otras condiciones de luz y presión atmosférica) y la adopción de otras rutinas (debido al buen tiempo y a que anochece más tarde) pueden alterar el organismo, haciendo disminuir la producción de endorfinas, que son las hormonas del bienestar.

Además, el aumento de horas de luz altera la segregación de melatonina, una hormona que regula el sueño. Hay personas que consiguen adaptarse mejor a estos cambios. Sin embargo para algunos adultos y, especialmente, para los niños y los ancianos, esta adaptación suele ser más difícil, que suele manifestarse de otra manera, como irritabilidad o falta de apetito. 

Además, las mujeres mayores a partir de 50 años son las que peor lo pasan, además de las que sufren alergia.

El diagnóstico de la astenia primaveral es clínico, en virtud de la observación de los síntomas que presenta. Estos síntomas suelen prolongarse durante una semana o dos, el tiempo que tarda el organismo en acomodarse a las nuevas circunstancias ambientales. Por tanto, estaríamos hablando, más que de una patología, de un trastorno adaptativo.

Siguiendo determinados consejos de los expertos en cuanto al estilo de vida, se puede hacer frente antes de lo normal a la astenia primaveral. Estos consejos se refieren a seguir con unos horarios fijos, prestarle más atención a la comida, hidratarnos lo suficiente, tener un descanso óptimo, practicar ejercicio moderado cada día, no tomar medicamentos sin que nos lo recete un profesional médico, observar si tenemos otros síntomas de alergia además de los mencionados anteriormente, mantener un espíritu positivo pensando que es cosa de varios días, y por supuesto, ser paciente.

En Residencias Geriatel somos conscientes de esta etapa tan peculiar en la primavera, por lo que prestamos mucha atención a los síntomas que presentan nuestros mayores cuando comienza el buen tiempo.