¿Cómo empiezan los síntomas de la fibromialgia?

4th diciembre, 2017
cómo empiezan los síntomas de la fibromialgia

Es cierto que la sintomatología de la fibromialgia puede parecerse a otras dolencias, pero si presentamos más de un síntoma es conveniente que acudamos al especialista para obtener un diagnóstico precoz. ¿Cómo empiezan los síntomas de la fibromialgia?

Esta enfermedad tiene prevalencia sin duda, en la mujer de modo que en España hasta un 4,2% de las mujeres pueden padecer la enfermedad, mientras que únicamente afecta al 0,2% de los varones. La fibromialgia es todo un reto para la ciencia y la medicina, puesto que el cuadro clínico y los síntomas que presenta son muy amplios, y pueden ir desde el dolor crónico musculoesquelético, hasta el colon irritable, vejiga hiperactiva, alteraciones del sueño o bruxismo, entre otros. 

La hipersensibilidad al dolor y las alteraciones de ánimo que esta dolencia crónica provoca en la persona al ver su vida limitada son dos realidades a las que deben hacer frente los pacientes. Esto pasa porque el sufrimiento se paraliza y porque es muy complejo aportar un tratamiento completo y funcional a la persona mayor para que pueda recuperar su bienestar.

En cambio, como siempre ocurre en las enfermedades crónicas, disponer de la mayor información posible, formar parte de una asociación y probar diferentes tratamientos para ver cuál ofrece mejor resultado, son algunas de las recomendaciones.

Debemos tener en cuenta algunos síntomas tempranos de la fibromialgia que es realmente cuando empiezan los síntomas de esta enfermedad.

Hay que recordar, ante todo, que una persona aquejada por fibromialgia tarda bastante tiempo en recibir un diagnóstico adecuado sobre la razón de todos los síntomas que presenta. Se suele parecer a enfermedades reumáticas o artríticas. 

De hecho, la neurología ya nos afirma que estamos no ante una dolencia reumática sino a un problema del sistema sensorial y originada en el sistema nervioso central.

  • El anquilosamiento. Se refiere a la percepción de que estamos perdiendo la movilidad articular o que esta es muy dolorosa. Suele aparecer en especial por las mañanas y es uno de los síntomas iniciales de la fibromialgia. También podemos percibir este síntoma cuando aparecen cambios de en la temperatura o en la humedad relativa.
  • Trastornos del sueño.  Pueden llegar a presentar dificultades para conciliar el sueño, despertarse de forma repetida a lo largo de la noche o mantener un tipo de sueño no reparador.
  • Deterioro cognitivo. Dificultad para procesar la información, memorización o expresión verbal adecuada.
  • Malestar abdominal. Es cuando se experimentan diversos trastornos digestivos que evidencian su temprana aparición ante síntomas como los dolores abdominales, estreñimiento, diarrea, síndrome del colon irritable, digestiones pesadas, dificultad para comer ciertos alimentos o problemas en los músculos del esófago.
  • Síndrome del dolor miofascial. Es una condición neuromuscular donde se forman unos puntos extremadamente dolorosos (puntos hipersensibles) distribuidos en los músculos u otros tejidos conectivos. Cada vez que ejecutamos movimientos repetitivos se crea una dolorosa sobrecarga imposible de predecir y que puede aparecer en los lugares y momentos más insospechados.
  • Fatiga y cansancio. Surgen al realizar poco esfuerzo o ninguno y no desaparecen por norma general al descansar.

No podemos olvidar que la fibromialgia afecta a cada persona de un modo diferente y tiene, sin duda, una sintomatología muy amplia. En residencias de ancianos en Madrid, los síntomas que hemos explicado, nos sirve de referencia y nos anima a buscar ayuda en caso de ser persistentes y de afectar a la calidad de vida de nuestros mayores.