Dia Mundial de la Salud 2017: Cómo ayudar a personas mayores con depresión

6th abril, 2017
día mundial de la salud 2017, depresión en los mayores

Con motivo del Día Mundial de la Salud que se celebra todos los años el 7 de abril, en el que la Organización Mundial de la Salud conmemora un nuevo tema de importancia a tratar, que este año se centra en la depresión.

La depresión es una enfermedad frecuente en todo el mundo, y se calcula que afecta a más de 300  millones de personas.

La depresión es distinta de las variaciones habituales del estado de ánimo y de las respuestas emocionales breves a los problemas de la vida cotidiana. Puede convertirse en un problema de salud serio, especialmente cuando es de larga duración e intensidad moderada a grave, y puede causar gran sufrimiento y alterar las actividades de la vida cotidiana de la persona. En el peor de los casos puede terminar en suicidio.

Aunque la mayoría de las personas mayores tienen una buena salud mental, muchas corren el riesgo de presentar trastornos mentales, enfermedades neurológicas o problemas de consumo de sustancias, además de otras afecciones, como la diabetes, la hipoacusia o la artrosis.

Por otra parte, a medida que envejecemos aumentan las probabilidades de que padezcamos varias afecciones al mismo tiempo.

Las personas con depresión a menudo no son correctamente diagnosticadas, mientras que otras que en realidad no la padecen son a menudo diagnosticadas erróneamente y tratadas con antidepresivos.

La proporción de personas mayores está aumentando rápidamente en todo el mundo.

¿Sabías que más de un 20% de las personas que pasan de los 60 años de edad sufren algún trastorno mental o neural?

Además de las causas generales de tensión con que se enfrenta todo el mundo, muchos adultos mayores se ven privados de la capacidad de vivir independientemente por dificultades de movilidad, dolor crónico, fragilidad u otros problemas mentales o físicos, de modo que necesitan asistencia a largo plazo.

Entre los ancianos las causas más frecuentes son el dolor por la muerte de un ser querido, un descenso del nivel socioeconómico como consecuencia de la jubilación, o la discapacidad. Todos estos factores pueden ocasionarles aislamiento, pérdida de la independencia, soledad y angustia.

La salud mental influye en la salud del cuerpo, y a la inversa.

Es importante que los profesionales de asistencia sanitaria y la sociedad en su conjunto prestemos atención a las necesidades especiales de los grupos de población de edad mayor mediante las siguientes medidas:

  • Capacitación de los profesionales sanitarios en la atención de los ancianos.
  • Prevención y atención de las enfermedades crónicas que acompañan a la vejez.
  • El diagnóstico temprano para promover el tratamiento oportuno y óptimo.
  • La optimización de la salud física y psíquica y el bienestar;
  • La identificación y el tratamiento de las enfermedades físicas conexas;
  • La detección y el tratamiento de síntomas comportamentales y psíquicos difíciles; y
  • El suministro de información y apoyo prolongado a los cuidadores.

Una buena asistencia sanitaria y social en general es importante para mejorar la salud, prevenir enfermedades y tratar los padecimientos crónicos de las personas mayores.

Fuente: Organizción Mundial de la Salud