Por qué debes dejar atrás tus prejuicios y apoyarte en un bastón.

29th junio, 2018

En este artículo de Geriatel queremos hablaros del buen uso de un bastón y cómo utilizarlo correctamente. Se trata de un accesorio que sirve como punto de apoyo para personas con dificultad para caminar de manera equilibrada o que tengan problemas de movilidad, pasando el peso a la muñeca o antebrazo del usuario.

Cómo utilizar correctamente tu bastón

Uno de los puntos principales que debemos tener en cuenta es la medida. Un bastón con una longitud adecuada para nosotros debe quedar a la altura de la muñeca y que, al sujetarlo, nuestro codo haga un ángulo entre 15 y 20 grados; dicho de un modo más común, y solo como a modo de referencia, se suele decir que el bastón debe tener la mitad de altura que el usuario cuando usa un calzado. El problema de no escoger un bastón con una altura adecuada puede desembocar en problemas de espalda (por inclinación cuando es demasiado pequeño) o por orientación hacia al otro lado si es demasiado alto para nuestras características.

Uno de los errores más habituales es saber con qué mano hemos de cogerlo para apoyarnos. Se suele pensar en que hay que cogerlo con la mano del lado donde se encuentre la pierna dañada, pero no es así. El apoyo deberá agarrarse en el lado donde tengamos la pierna “buena” o funcional: por ejemplo, si tenemos el problema en la pierna derecha, tendremos que agarrar el bastón con la mano izquierda.

Para apoyarnos a la hora de subir escaleras, daremos el primer paso con nuestra pierna funcional en donde dejaremos caer el peso para después subir el bastón y la pierna dañada a la misma vez; con el bastón conseguiremos ese equilibrio que no nos da la pierna dañada. Para bajar, pondremos el bastón en el primer escalón y después la pierna dañada, apoyando la fuerza en el bastón; en último lugar bajaremos la pierna funcional y la colocaremos junto a la dolorida.

Antes de utilizar un bastón, además de las medidas de seguridad que hemos indicado, tendremos que comprobar el estado de la contera (goma colocada en la base del bastón); si ésta se encuentra deteriorada, tendremos que cambiarla para que el bastón agarre bien a la superficie y no suframos algún percance por falta de adherencia.