La sarcopenia y sus consecuencias

1st febrero, 2017
señor mayor en bici

Muchos nos interesamos por mantener una buena salud física, sobre todo en los ancianos, que cada vez son más inactivos de forma natural.

Existe un gran número de personas afectadas por el sedentarismo que puede dar origen a múltiples enfermedades, entre ellas la reducción progresiva de masa muscular, que puede provocar la sarcopenia.

La sarcopenia se conoce como la reducción cuantitativa de masa muscular, pero a la hora de la verdad, es mucho más que eso, puesto que las consecuencias de la disminución de masa magra son notorias por las implicaciones funcionales que conlleva.

Con la pérdida de masa muscular se produce una reducción en el índice metabólico lo cual puede llevar a un aumento de peso indeseado por la acumulación de grasa en su organismo.

Además, se incrementa el riesgo de resistencia a la insulina, tan importante para la vida diaria de algunos mayores, de perder masa ósea, de reducir la capacidad cardiovascular de la persona, de empeorar la postura y de otras alteraciones que pueden terminar en enfermedades.

Como todos sabemos, el envejecimiento produce también una reducción de masa muscular y un incremento de la masa grasa del organismo, y esto mismo, puede ocurrirle a un adulto de 30 años como consecuencia de su inactividad física, lo que provocaría consecuencias bastante graves en la tercera edad.

Tal es así, que se ha comprobado que el entrenamiento de fuerza permite mantener el músculo joven sin que se deteriore su contractibilidad y así, se evita la reducción de la fuerza que es, en la mayoría de los casos, invalidante y causa de la dependencia de los mayores para realizar las actividades de la vida diaria.

Por ello, no pongamos en riesgo nuestra salud y calidad de vida eligiendo el sedentarismo. Siempre es más conveniente y saludable un cuerpo activo que te acompañe con el paso de los años.