¿Cómo adaptar el entorno de los mayores?

17th marzo, 2016
entorno ancianos,

La adaptación es uno de los grados de los principales elementos que puede afectar al grado de dependencia de las personas mayores, por lo que hoy nos queremos centrar en cómo adaptar el entorno para ellos. 

A esto se refiere todas las modificaciones que pueden sufrir las personas en su ambiente físico y que le permiten la realización de las actividades cotidianas de una forma más cómoda. Aunque en un principio se puede pensar que son factores forzosos y costosos, a la larga este fin compensa ya que las ventajas numerosas y muy útiles. 

  • Prevenir situaciones peligrosas. Los cambios físicos y cognitivos de los ancianos hacen que aumenten las posibilidades de accidentes ya que su organismo no responde de la misma forma que una persona joven y esto puede acarrear situaciones dañinas.
  • Facilitar la realización de actividades. Una organización adecuada de una casa o habitación puede favorecer que la persona mayor se desenvuelva mucho mejor por el espacio físico. Una casa adaptada le permitirá seguir realizando en mayor medida muchas de sus actividades.
  • Aumentar la calidad de vida de las personas. La comodidad del entorno influye de manera positiva en el estado emocional de la persona mayor. La intimidad, la comodidad o la tranquilidad son factores que aumentan la calidad de vida y que la persona se sienta mucho mejor.
  • Optimizar el aprovechamiento de las capacidades funcionales de la persona. Un entorno adaptado puede facilitar, especialmente a las personas que presentan deterioro cognitivo, que se sigan ejercitando unas habilidades que, en otras condiciones, desaparecerían.
  • Evitar comportamientos problemáticos. Un ambiente adecuado evita situaciones problemáticas del comportamiento del anciano. Un entorno conocido permite que la persona no se sienta desorientada, confusa o preocupada.
  • Ventajas para el cuidador. Un buen entorno favorece al cuidador, ya que de esta manera necesitará estar menos pendiente o recibirá menos demanda por parte de la persona mayor. Esto hace que la relación entre ambos sea más llevadera y agradable.
  • Beneficios psicológicos. Todas las ventajas mencionadas anteriormente hacen que la persona se sienta bien tanto psicológicamente como físicamente.