¿Cuáles son las causas principales de pérdida de memoria?

18th enero, 2018
causas principales pérdida de memoria,

Uno de los motivos más frecuentes de consulta de la pérdida de memoria viene dado por el síntoma de la disfunción cerebral, especialmente en personas mayores. En Geriatel, residencias tercera edad en Madrid, queremos explicar cuáles son las causas de pérdida de memoria principales.

En la mayoría de ocasiones, la familia son los que notan e informan de esta pérdida de memoria. Normalmente, la mayor preocupación por parte del paciente, familiares y el médico, suele ser si es un síntoma de Alzheimer.

Los pacientes con demencia pierden la capacidad de pensar con claridad. Por lo general, si el paciente es lo suficientemente consciente de su pérdida de memoria como para estar preocupado por ello, no sufre de una demencia precoz.

Existen dos tipos de memoria donde almacenamos los recuerdos. Estas son, memoria a largo y corto plazo, de ello depende de qué se trate el recuerdo y lo importante que sea para cada persona.

  • La memoria a corto plazo conserva una pequeña cantidad de información que el sujeto necesita temporalmente, como por ejemplo una lista de cosas para comprar en el supermercado.
  • La memoria a largo plazo, como su nombre indica, almacena los recuerdos por un largo período de tiempo.

¿Cuáles son las causas  de pérdida de memoria principales?

  • Las alteraciones de la memoria relacionadas con la edad hacen referencia al ligero descenso fisiológico en la funcionalidad cerebral que se produce con la edad. La mayoría de las personas de edad avanzada tienen algunos problemas de memoria. Las personas de edad avanzada también tienen que ensayar los nuevos recuerdos con más frecuencia para que estos se almacenen. Las personas con este tipo de pérdida de memoria a veces se olvidan de las cosas, como dónde dejaron las llaves Pero en ellos, a diferencia de las personas con demencia, la capacidad para realizar las actividades diarias o de pensar no está afectada. Con tiempo suficiente, suelen recordar, aunque a veces lleva más tiempo de lo conveniente. Este tipo de pérdida de memoria no es un signo precoz de demencia o de la enfermedad de Alzheimer.
  • El deterioro cognitivo leve es un término impreciso utilizado para describir alteraciones en la función mental que son más graves que los cambios fisiológicos relacionados con la edad, pero menos graves que los causados por la demencia. La pérdida de memoria suele ser el síntoma más evidente. Los sujetos con un deterioro cognitivo leve tienen problemas para recordar conversaciones recientes y pueden olvidar citas importantes, pero si que recuerdan eventos pasados. Sin embargo, aproximadamente la mitad de las personas con deterioro cognitivo leve desarrollan demencia en menos de 3 años.
  • La demencia es una forma mucho más grave de disminución de la funcionalidad mental. La pérdida de memoria, en particular para la información recientemente adquirida, es a menudo el primer síntoma, y empeora con el tiempo. Las personas afectadas por demencia pueden olvidar acontecimientos completos, no solo los detalles. Les suele ocurrir que tienen dificultad para recordar cómo hacer cosas o cómo llegar a lugares, cosas que requieran seguir diferentes pasos, como recetas de cocina, olvidarse de pagar facturas, apagar estufas. Estas personas no son consciente de su pérdida de memoria y frecuentemente niegan su existencia.

Hay muchas formas de demencia. La enfermedad de Alzheimer es la más frecuente. La mayoría de las formas de demencia empeoran progresivamente hasta que la persona fallece.

  • La depresión puede causar otro tipo de pérdida de memoria (pseudodemencia) que se asemeja a la que ocurre en la demencia. Estos son conscientes de su pérdida de memoria y se quejan de ello. Además, rara vez se olvidan de acontecimientos actuales importantes o asuntos personales y suelen presentar otros síntomas, como una intensa tristeza, problemas para dormir (demasiado o demasiado poco), lentitud o pérdida del apetito.
  • El estrés puede interferir con la formación de la memoria y a la hora de recuperar un recuerdo, en parte porque las preocupaciones impiden al sujeto prestar atención a otras cosas. Sin embargo, en determinadas circunstancias, en particular cuando el estrés es entre leve y moderado y no dura mucho tiempo, puede mejorar la memoria.

Ningún tratamiento puede restaurar la funcionalidad mental o detener por completo la progresión de la demencia. Por lo tanto, en las personas con demencia, en Geriatel nos centramos en mantener a la persona afectada segura y en prestar apoyo a medida que se produce el deterioro.