Beneficios de vivir en una residencia de ancianos

13th mayo, 2019

Llega una edad en el que vivir en nuestra casa se vuelve más difícil y otras opciones de vida se presentan ante nosotros como un beneficio completo, tanto para nuestra vida como para los que nos rodean. Ese es el caso de las residencias de ancianos, lugares cargados de ventajas para las personas mayores y una opción de vida muy saludable y positiva para disfrutar de los años dorados de nuestra vida. Por ello, desde Geriatel queremos acercarte los beneficios que tiene vivir en una residencia para mayores.

• Frente a la soledad y el esfuerzo para llevar a cabo las tareas en el hogar, en la residencia dispondrá de persona cualificado para su atención, cuidando tanto de la higiene personal como de su bienestar.
• Las residencias están adaptadas para atender tanto a las personas con una dependencia menor, como a las de alta dependencia y patologías específicas que afectan a las personas mayores.
• Además del alojamiento y la manutención, existen otra serie de servicios adaptados a las necesidades de la persona, como rehabilitación, atención sociológica, o seguimiento de la salud.
• Suelen contar con medico en el centro, pudiendo atenderle cuando lo necesite. De esta forma tendrá acceso a toda la medicación que necesite y tendrá controlada la misma por un equipo de profesionales que se encarguen de que todo se realice con la mejor precisión.
• En la residencia estará con personas en su edad, pudiendo hacer nuevas amistades, fomentando la socialización y el acompañamiento, así como permitiendo un envejecimiento activo y saludable.
• Cuentan con programas de actividades ocupacionales y culturales.
• Se busca que los mayores tengan el mayor grado de autonomía.
• Existen múltiples talleres y actividades para fomentar una mente sana.
• Se puede recibir todo tipo de visitas de familiares y amigos, como si se tratara del propio hogar.
• En una residencia no encontrará los problemas derivados de las barreras arquitectónicas, pudiendo llevar a cabo una vida sin los inconvenientes de adaptar nuestro estilo de vida a un esquema en el que nuestro cuerpo es el perjudicado. Además, en la residencia dispone de seguridad en todos los niveles, para garantizar la confianza.