Alzheimer y depresión, una asociación íntima

6th mayo, 2016
alzheimer y depresión

Tener Alzheimer puede llevar a padecer depresión y viceversa, es decir, sufrir esta enfermedad mental con problemas de memoria al mismo tiempo puede conducir al Alzheimer al cabo de unos años, según expertos. Aunque no se da en todos los pacientes con Alzheimer o depresión, cuando ocurre, nunca se debe aceptar con resignación. La familia debe actuar, ya que hay tratamientos y estrategias para combatir los síntomas de las dos.

Son dos enfermedades distintas que tienen muchos puntos en común. Muchos casos de depresión, cuando los afectados tienen una edad avanzada, pueden desembocar en la enfermedad de Alzheimer, que se manifiesta más tarde.

“Entre las personas con depresión, hay un subgrupo que puede tener una demencia añadida o predemencia depresiva, que se estima en el 15% de todas las iniciadas por primera vez en personas mayores de 65 años. Otras veces, es al revés: entre el 30% y el 40% de los enfermos de Alzheimer desarrolla la enfermedad mental”.

DE LA DEPRESIÓN AL ALZHEIMER

Estos casos son una predemencia depresiva, lo que implica la necesidad de mantener un cuidado especial con las personas que tienen episodios depresivos por primera vez a partir de 65 años.

DEL ALZHEIMER A LA DEPRESIÓN

También es posible que personas con Alzheimer desarrollen síntomas depresivos: estos pacientes, al desestructurarse su mundo interno, se encuentran presos de su enfermedad y sienten soledad, aislamiento e incomprensión por parte del mundo que les rodea. Estos síntomas contribuyen a empeorar su estado y su calidad de vida. 

Los síntomas depresivos no son normales, a pesar de que coexista una enfermedad incurable como la de Alzheimer, señalan los expertos.